Comida con el arquitecto libanés, Hashim Sarkis